¿Sabías que una ausencia de vitaminas puede causar problemas de salud como el cansancio, la falta de apetito, pesadez  y un trabajo deficiente de nuestro sistema inmunológico? Por este motivo, muchos expertos en dietética recomiendan comer jamón ibérico de bellota entre dos y tres veces por semana en raciones de 100 gramos. Y si lo dicen los expertos, ¿quiénes somos nosotros para llevarles la contraria?

Seguro que más de una vez durante los meses de verano te has llegado a estresar por las altas temperaturas. Y es que no solamente puede resultar desesperante el no poder dormir por las noches o el tener que ducharse tres veces al día, sino que además el calor puede afectar a nuestra salud y provocarnos un estado de agotamiento continuo.

Esto tiene mucho que ver con la falta de vitamina C, calcio y hierro. Pero aunque los tres sean elementos clave para el buen funcionamiento de nuestro organismo, debemos hacer especial hincapié en el hierro , que además de darnos energía, favorece un estado de ánimo más positivo. Y es que bajo los efectos del cansancio, pocas son las personas que son capaces de estar de buen humor. Además, esta falta de hierro suele darse en mayor medida en mujeres de edades avanzadas.

En este sentido, el jamón ibérico de bellota ha sido reconocido por diversos estudios como una fuente de hierro extraordinaria, sobre todo si se combina con otros alimentos como las verduras frescas o las legumbres. Por esta razón, el jamón nunca debe faltar en una dieta contra el cansancio.

Todos conocemos ya lo importantes que son las legumbres para proporcionar hierro a nuestro organismo, especialmente la soja y las lentejas, pero debes saber que éste es más difícil de absorber por nuestro organismo que el de origen animal. Y aunque hay otros alimentos también ricos en hierro como los frutos secos o el chocolate negro, no debe abusarse de ellos, ya que también contienen mucha grasa.

Por supuesto, ni que decir tiene, que la mayoría de nosotros preferimos disfrutar de unas jamón ibérico de bellota que de un filete de hígado. El jamón ibérico de bellota aporta casi la mitad de la ingesta recomendada de hierro cada día para los hombres y un 23% en el caso de las mujeres, que cuentan con mayores necesidades metabólicas. Como ha demostrado un estudio llevado a cabo por el Centro Tecnológico de la Carne y la Universidad de Granada.

Por este motivo, también se recomienda en las dietas de persona anémicas que necesitan un aporte extra de vitaminas, especialmente las anemias ferropénicas (falta de hierro) que pueden causar un bajo rendimiento en nuestras actividades diarias. En estos casos, es normal sentir cansancio sin que haya ningún motivo aparente o notar cambios de humor. Consecuencias que muchas veces resultan inexplicables para la persona que las padece.

Pero además de hierro, el jamón ibérico de bellota también contiene zinc, vitamina B y proteínas esenciales para la reparación de los tejidos deteriorados causados por el desgaste diario. Además de fósforo, potasio y aminoácidos que favorecen la absorción del hierro por parte de nuestro sistema digestivo. Y si lo combinamos con cereales y alguna fuente de vitamina C, la absorción del hierro es todavía mayor.

Con lo cual, comprar jamón ibérico de bellota y tenerlo siempre en casa, sobre todo en los meses de verano y en épocas de mucho estrés o cansancio, es la mejor forma de combatir el cansancio. Pero, como ya hemos dicho, lo ideal es consumirlo con otros alimentos que favorezcan una mayor absorción del hierro por parte de nuestro organismo. Por eso, a continuación te traemos una receta de sopa guisantes con jamón ibérico de bellota con algunos cambios, que resulta ideal para quitar el cansancio.

Receta de sopa guisantes con jamón para combatir el cansancio (para 2 personas)

Ingredientes

  • 150 gramos de guisantes.
  • Un vaso grande de caldo de pollo.
  • 1/2 bote de nata líquida
  • 2 cucharadas de mascarpone
  • Unas gotas de jugo de limón
  • Unos lonchas de jamón ibérico de bellota
  • Una cucharada de aceite de oliva

Preparación

  1. Calienta el aceite en la sartén y rehoga los guisantes.
  2. Añade el caldo, remueve y vierte la nata poco a poco.
  3. Deja cocer a fuego lento aproximadamente 5 minutos.
  4. Viértelo todo en un recipiente y bátelo hasta que quede una crema espumosa.
  5. Añade unas gotas de jugo de limón, sal y pimienta y bate de nuevo.
  6. Sirve la sopa en los platos y decóralos con una cucharada de queso mascarpone y trocitos de jamón ibérico de bellota.

No obstante, aunque se trata de una sopa ideal para entrar en calor en los meses de invierno  y que puede servir muy bien tanto para la comida como para la cena, es posible que en verano te apetezca algo más refrescante como por ejemplo un exquisito plato de jamón con melón. pero también puedes preparar una deliciosa ensalada de lechuga, jamón ibérico de bellota, nueces y queso de cabra. O poner espinacas en lugar de lechuga, añadir otros frutos secos o probar con otros tipos de queso. Una receta refrescante, rica en hierro y de lo más sabrosa que poco tienen que ver con las aburridas ensaladas de dieta.

Eso sí, sea cual sea el plato que decidas preparar, recuerda siempre comprar jamón ibérico de calidad como los de Jamones Benito Pérez. De lo contrario, no estarás aprovechando todas las vitaminas y nutrientes que aporta este delicioso producto gourmet que se ha convertido en el rey de la gastronomía española.